Polska wersja English version francais version Russian version Deutsche Version Espanol

(existe el demonio satanas) - Versión para imprimir

¿Existe el demonio / Satanás?


Muchísimas personas consideran -entre ellos también algunos sacerdotes que he conocido- que Satanás es un ser invisible con una gran fuerza motriz, cuyo poder es a veces mayor que el del propio Dios. Y si Dios no siempre puede con él, entonces qué haremos nosotros, las personas. La idea de Satanás la crearon en otro tiempo los sacerdotes. Tenía por objeto meter en cintura a la sociedad de entonces, y fue muy efectiva. Las personas estaban aún en una fase del desarrollo en la que las explicaciones no servían de mucho. Sin embargo, la humanidad ha hecho avances en el desarrollo espiritual, y lo que antes era bueno, ahora tiene el efecto contrario. Cuando pensamos que el demonio es un ente (una persona), entonces ciertamente las personas le temen, pero ese miedo no es constructivo, sino paralizador, porque deja a la persona sin fuerzas. Es más perjudicial que beneficioso. Conduce a la resignación en vez de a la comprensión, y siembra el miedo entre muchos sacerdotes. Eso es una de las causas por las que hay en el mundo tan pocos exorcistas dispuestos a ayudar a la gente. Tienen un miedo cerval a Satanás. Cuando comprenden correctamente la noción del demonio, entonces se acorta drásticamente el tiempo preciso para el exorcismo, que se llevará a cabo sin ningún sufrimiento innecesario ni para la persona poseída ni para el espíritu, ni, sobre todo, para el sacerdote exorcista. Si efectivamente existiese el demonio, entonces Dios no podría ser El Todopoderoso. Sólo dominaría una parte del Universo, y la otra la dominaría Satanás.
Pero el demonio no existe más que en nuestras mentes. Todo lo que se encuentre allí se manifestará externamente. No se puede decir que el mal está dentro o fuera de nosotros. Si para nosotros es real, entonces está dentro y fuera. No hay manera de disociarlo. Dependiendo de cuáles sean nuestros pensamientos, palabras y obras recurrentes, así será nuestra realidad. De nuestra percepción del mundo se deriva la forma en que reaccionamos ante el entorno. Por eso dos personas que se encuentren en una situación idéntica, encerrados en la misma habitación, pueden reaccionar a su entorno de forma completamente distinta. Uno de ellos será mortalmente desgraciado, mientras que el otro puede ver sólo motivos para la alegría. Todo depende de nuestra concepción de las cosas, que dirige nuestra percepción. Es ella la que hace que en nosotros esté el bien, es decir, Dios, o que en nosotros esté el mal, es decir, «Satanás». Si pensamos, hablamos y obramos bien, no tenemos entonces motivos para temer al demonio, ya que siempre estaremos seguros en manos de Dios.
Muchas personas han venido a mí con fuertes indicios de una posesión diabólica. Luego siempre resultaba que era el espíritu de una persona extraordinariamente furiosa. Se sentía engañado por la Iglesia, por su religión y por Dios porque había creído en algo que, después de morir, resultó no ser cierto. Estaba igual de furioso consigo mismo, tanto, que era capaz incluso de matar. Uno nunca deja de asombrarse ante un espíritu así. A diario nos encontramos con personas vivas que culpan a Dios de todos sus fracasos (...).

En mi opinión, los espíritus malignos no son diablos ni satanes, sino «espíritus del mal» tales como el odio, la envidia, la hostilidad, el sentirse agredido, la sed de venganza, la mala intención. Ésos son los demonios que atormentan al ser humano. Es con ellos que tenemos ajustar cuentas en nuestro interior, y no someternos a ellos. Las religiones explican la existencia del mal en el mundo mediante la presencia de Satanás como ser espiritual. De esta forma personificamos al demonio, le dotamos de una personalidad. Pero Satanás no es una figura, y no tiene personalidad. Es una fuerza que surge de nuestros pensamientos, obras y palabras negativas. Existe en todas partes. Si generamos odio, si nos acompañan pensamientos rencorosos, destructivos e insistentes que apuntan a otros; si envidiamos, deseamos vengarnos, estamos mal predispuestos, nos sentimos agredidos o tenemos mala intención, entonces producimos corrientes negativas alrededor nuestro. Éstas se unen a corrientes similares de la energía de otras personas y de esta forma se van acumulando. Esa energía que fluye constantemente se condensa dando lugar a una fuerza enorme y terrible. La puede percibir cualquiera que se encuentre cerca de ella, o que entre permanentemente en contacto con un ambiente lleno de odio y de una fuerza oscura y persistente. Esta energía negativa origina enfermedades y accidentes en el hombre que la ha creado. Sujeta a un proceso de acumulación debido a una mayor cantidad de personas, será la causa de una catástrofe. Si, en cambio, emana de toda la sociedad, se condensa tanto que provoca guerras y cataclismos. De nuestros pensamientos, obras y palabras positivas también se genera una enorme fuerza que puede neutralizar a la negativa. Y es que la naturaleza siempre tiende al equilibrio y a la armonía.
Muchas personas no son capaces de creer que un Dios bueno pudo crear también el mal. De ahí que les resulte más fácil creer en la existencia del demonio y atribuirle a él la creación del mal en el mundo. Sin embargo, es Dios el que creó tanto el bien como el mal. Pese a que Dios puede también obrar el «mal», eligió obrar sólo el «bien», ya que tiene poder ilimitado. Incluso si el «bien» adopta una forma que pudiera ser interpretada como «mal», sigue siendo el «bien» y constituye una parte del Plan Divino, del Proyecto Divino. Dios sabe qué es lo que hay que mantener, quitar, arreglar y destruir. Incluso si destruye algo, lo vuelve a crear, a diferencia de algunas personas que, cuando estropean algo, ya no son capaces de reconstruirlo. Nos resulta difícil ver el «bien» y el «mal» en el momento en el que se producen. Ello se debe única y exclusivamente a una falta de comprensión. Sólo cuando observemos con la perspectiva que da el tiempo lo que interpretábamos como un «mal», entenderemos todo el sentido de la aparición de ese «mal». El «mal» es una especie de sacudida, consecuencia de los errores que hemos cometido. Cuando experimentamos los efectos de nuestros errores, estamos conmocionados y nos damos cuenta de que no era apropiado lo que hicimos. No tenemos por qué persistir en los errores. Incluso si los hemos cometido cien veces, no tenemos por qué seguir haciéndolo. En el momento en el que lo comprendemos y empezamos a pensar, hablar y obrar bien, entonces evitaremos el mal en el futuro. La aparición de eso que habíamos considerado como «mal» es justamente nuestra lección, que nosotros tenemos que aprender. Cuando lo comprendamos, nos daremos cuenta también de que son nuestros errores los que causan el sufrimiento y la desgracia, y no el demonio ni Satanás. Veremos que, en verdad, todo en este mundo es bueno para nosotros, incluso el «mal». Veremos también que somos nosotros los artífices de todos y cada uno de los hechos que ocurren en nuestra vida. Si no entendemos la lección, esto es, si no extraemos de la experiencia del «mal» la enseñanza adecuada que nos ha dado Dios para que nuestra alma crezca, se nos presentará una nueva ocasión para ello. Si esa vez la comprendemos, entonces no nos volverá a pasar ese «mal». No sólo yo pienso así. También en la Biblia está escrito: «Yo formo la luz y creo las tinieblas, hago la felicidad y creo la desgracia: yo, el Señor, soy el que hago todo esto» (Isaías 45, 7).
Como veis, Dios ha creado todas las pares de opuestos, como por ejemplo el blanco y el negro, el frío y el calor, lo largo y lo corto, la salud y la enfermedad, al igual que el bien y el mal, sólo para que toda persona pueda experimentarlo todo en su plenitud. Si todas las personas fuesen felices, ¿cómo sabrían que precisamente lo que experimentan es la felicidad? ¿Cómo la iban a reconocer? Si solamente existiera el bien, no te darías cuenta de que lo que en un momento dado estás viviendo es el bien, y no otra cosa. No sentirías la alegría si no existiera la tristeza; no sabrías lo que es la salud, si no hubiera enfermedad. No conocerías lo que es la seguridad, porque nunca te amenazaría nada. De forma análoga, tampoco sabrías lo que es el bien si no existiera el mal. Así, pues, el mal no es otra cosa que el polo opuesto del bien. En la línea que separa el bien y mal, que están en sus extremos, hay todavía muchos más matices de bien y de mal, dependiendo de en qué sentido nos movamos.
Muchos de vosotros diréis que en la Biblia se hace mención al demonio en varias ocasiones. Es cierto, pero la Biblia, como otros Libros Sagrados, fue escrita en la lengua de aquellos tiempos, y el significado de las palabras que en ella se emplean no siempre es el mismo que en el mundo contemporáneo. La palabra griega para denominar al demonio es diabolos, es decir, «el que crea obstáculos». Si nos remontamos a la Antigüedad todo lo lejos que podamos, veremos que este conocimiento secreto se concentraba en las manos de los sacerdotes. Ellos lo consideraban como el tesoro más preciado, y lo transmitían de boca en boca, de generación en generación, en estricto secreto. Todo el contenido de este conocimiento era codificado con ayuda de los símbolos y las alegorías. Ello garantizaba que no caería en manos inconvenientes. Al mismo tiempo, la transmisión oral y las explicaciones del maestro avalaban que su sustrato profundo no desaparecería. Cuando se descubrió el alfabeto (unos mil años antes del nacimiento de Jesús) se empezó a poner por escrito en rollos de pergaminos las historias que eran transmitidas de boca en boca, narradas por los dirigentes. Los sacerdotes no pudieron detener esta avalancha y empezaron a censurar todo lo que se escribía. La Biblia recibió su nombre en honor de la ciudad de Byblos, donde se inventó el alfabeto. El Nuevo Testamento se redactó de la misma forma, mucho después de la muerte de Jesús. Ninguno de los evangelistas que refirieron su vida lo había conocido personalmente. La redacción concluyó casi trescientos años después de su muerte. Durante todo el período de gestación del Nuevo Testamento, los sacerdotes censuraban y seleccionaban su contenido. Sin embargo, no todo lo que se escribió quedó recogido en el documento final, ya que en torno a las enseñanzas de Jesús surgieron muchas iglesias. Cada una de ellas decidía qué elementos de la historia de Jesús se podían relatar y de qué forma. Muchos siglos después de la redacción de los primeros libros, el Gran Concilio de la Iglesia señaló una vez más qué verdades y doctrinas debían estar incluidas en la versión entonces canónica de la Biblia, así como cuáles sería «prematuro» o «insano» revelar.
Por lo demás, la Iglesia ya ha declarado varias veces su fe en cosas que luego han sido abolidas, porque resultó que no eran ciertas. Así pasó, por ejemplo, con las antiguas creencias de que el Sol giraba en torno a la Tierra, o de que la Tierra era plana, entre otras. Los descubrimientos que se sucedían anulaban el sentido de los anteriores. ¿No será que también en la cuestión del demonio, esto es, la de las personas poseídas por los espíritus de los difuntos, la Iglesia se confunde? (...)






Inserta tu opinión aqui
Email o seudonimo


Artículos de mi tema

La domadora de espíritus
Muerte, duelo, posesión
Terapia de los espíritus
Invocar a los espíritus
¿Qué mantiene a las ...?
¿Por qué los espíritus...?
Suicidio y posesión
Adicciones
Enfermedades
Preparar para la muerte
Cree en los espíritus
Libero a las personas
La exorcista
Sesiones de espiritismo
Otros artículos

Fragmentos del libro
Poseídos por los espíritus


Mi libro
Índice
Introducción
La ilusión de la muerte
La muerte, y después, ¿qué?
¿Por qué se quedan las almas?
Cuando las almas se ...
¿Cómo influye en ...?
Las enfermedades
Los cambios de humor
Fobias, obsesiones
Los suicidios
Invocando a los espíritus
Las adicciones
Las casas encantadas
Tomado de la vida
Los exorcismos

Fragmentos del libro
La rueda de la vida
Volúmen 1


Fragmentos del libro
Conoce la Verdad
y sé libre
Ya está disponible
el libro
"La rueda de la Vida"
de Wanda Pratnicka


Compre este libro en:

amazon




Elija su lengua

Exorcismos